Inicio » Casos de éxito
 
Share
Print Friendly

División de sanitarios de una corporación multinacional líder en el diseño, producción y comercialización de productos para espacios de baño reduce en más de un 80% el tiempo de paro en la producción adoptando un nuevo sistema de gestión de la cadena de suministro.

La unidad de negocio de sanitarios, con una demanda creciente de su catálogo de más de 40 modelos activos, sufría el impacto de paros frecuentes en la producción derivados de incidencias en el suministro de componentes (con más de 300 referencias) en forma de:

  • Pérdida de ventas de producto, sin poder servir adecuadamente una demanda creciente.
  • Mermas de productividad, a pesar de la saturación teórica de su capacidad de producción.

La existencia de una cultura de gestión por ‘urgencias’, sin cumplimiento de objetivos y con baja coordinación interdepartamental, apoyada a su vez en un sistema de programación poco fiable que infrautilizaba las herramientas informáticas de gestión, favorecía el desalineamiento entre la red de aprovisionamiento y las necesidades de componentes de acuerdo a la programación.

Esta circunstancia generó la necesidad de redefinir el sistema de gestión de la cadena de suministro para adecuar los niveles de servicio de aprovisionamiento a las necesidades de la producción y minimizar el tiempo de paro por falta de materiales.

Seguir leyendo...

Centro productivo perteneciente a un grupo multinacional líder en la fabricación y distribución de soluciones de cableado para aplicaciones en múltiples sectores incrementa el resultado de la planta de producción en más de un 25%.

La elevada saturación de la capacidad productiva de la planta, con programación ocupada a tres meses vista y empeoramiento sostenido del nivel de servicio, estaba originando la pérdida de ventas y clientes por la insatisfacción de los plazos de entrega de pedidos de cliente.

La empresa decide abordar un proyecto para la mejora de la gestión y planificación de la producción con objeto de recuperar la tasa de servicio e incrementar en un 25% el margen de la instalación productiva que, a su vez, minimice la inversión necesaria, descartando por tanto la ampliación de la capacidad productiva existente.

Seguir leyendo...